Read this in: zh-hanspt-bren

Trabajar desde casa

19 marzo 2019 | Ian Henry

Ian Henry analiza cómo evolucionan las marcas automotrices japonesas en sus mercados domésticos a medida que intensifican el suministro en su propio mercado

FC_Stack_Tank_Installation_4

Las redes de producción domésticas de las principales marcas japonesas son muy estables en comparación con la expansión o la reasignación de productos en sus plantas juera de la isla.

Las fábricas japonesas también suelen ser donde se realiza el lanzamiento de nuevos productos antes de su producción internacional. Las nuevas tecnologías de producción se ensayan también primero en Japón. Paralelamente, las exportaciones de vehículos desde Japón también declinaron recientemente a medida que aumentan la producción en el extranjero, la máxima cada vez más común es ‘construir donde se vende’ para las marcas japonesas.

A pesar de ello y a pesar del crecimiento de la producción internacional, las fábricas nacionales siguen siendo fundamentales para las marcas japonesas y en este análisis examinamos los cambios y la importancia de las operaciones domésticas para Toyota, Nissan (incluyendo Mitsubishi) y Honda, que representan conjuntamente la mayoría de la producción de vehículos en Japón.

La industria automotriz japonesa protagonizo recientemente una cuestión ajena a la producción, se trata de las acusaciones contra Carlos Ghosn, el arquitecto de la alizanza Renault-Nissan-Mitsubishi y el responsable de la recuperación de Nissan de una situación financiera paupérrima hace una década. El caso contra Ghosn avanzará según los procedimientos legales japoneses, pero las repercusiones para Nissan y la alianza son muchas y diversas.


“Parece poco probable que veamos avances a corto plazo en la alianza entre Renault y Nissan o Mitsubishi, desde luego no mientras continúen las tensiones entre japoneses y franceses”.


El proceso legal contra Ghosn podría ser el catalizador del fin gradual de la alianza entre ambas marcas. De hecho, parece poco provable que veamos avances a corto plazo en la alianza entre Renault y Nissan o Mitsubishi, desde luego no mientras continúen las tensiones entre japoneses y franceses. En lo que respecta a la producción, cualquier cambio tendría un mayor impacto fuera de Japón, ya que Renault a penas tiene presencia en el país; Nissan y Mitsubishi podrían continuar cooperando o incluso fusionarse por completo sin Renault, por lo menos desde un punto de vista de producción e ingeniería.

Este resultado podría ser positivo para ambas empresas japonesas a largo plazo, ya que crearía una empresa nacional y regional más sólida. Sin embargo, las operaciones tanto Renault y Nissan especialmente en Europa y en menor medida en India, China y Brasil están entrelazadas en diversos grados y separar estas operaciones llevaría tiempo y sería potencialmente costoso y trastornador para las plantas y operaciones existentes.

FY18_production_line_kyushu-01-source

La mejora de Nissan en las cifras de Japón refleja la recuperación de la marca después de los problemas de inspección de vehículos de 2017

La resistencia de Nissan
Mientras tanto, a medida que los medios globales se centran en Ghosn y en cómo afectará al futuro de la alianza, Nissan ofreció en 2018 cifras de producción y ventas muy sólidas. En noviembre la producción nacional de vehículos de pasajeros creció en un 30%, aunque en los 12 meses anteriores había caído un 11.6% desde 857,000 a 757,500 unidades.

El aumento de la producción nacional sería también para el mercado doméstico, ya que habrían descendido las exportaciones; las ventas hacia Norteamérica cayeron en noviembre un 24% y las exportaciones a Europa crecieron un 91%, frente a las caídas del 27% y 56% respectivamente en los 12 meses anteriores.

La mejora doméstica refleja en parte la recuperación de la empresa después de las pérdidas en ventas provocadas por los problemas de 2017 con las inspecciones de vehículos en las fábricas de Nissan que provocaron una gran caída de las ventas y la salida del mercado de algunos modelos; pero el abandono de los consumidores japoneses parece haber sido temporal. Adicionalmente, los modelos eléctricos Leaf y Serena e-Power (híbrido) aportaron al aumento de las ventas, junto con el nuevo Note que salió al mercado a mediados de 2018.

Los modelos Leaf y Serena e-Power son los primeros en un programa de trenes de potencia eléctricos e híbridos que deberán representar en el futuro el 40% de sus ventas en Japón para finales del año fiscal de 2022. Además, habrá ocho nuevos vehículos eléctricos puros a la venta a nivel mundial, incluyendo los vehículos eléctricos vendidos en China y el kei car eléctrico vendido en Japón. Nissan también espera alcanzar en Europa un 40% de vehículos eléctricos vendidos para 2022 y alcanzar el 50% para 2025. En comparación, Nissan espera alcanzar un 30% de ventas eléctricas en Estados Unidos para 2025, y hasta un 40% en China.

Nissan, y otras marcas japonesas, se centran en expandir sus plantas en el extranjero, pero no ignoran sus plantas domésticas. Por ejemplo, en la planta de Nissan en Tochigi, el nuevo Infiniti Q60 vino acompañado de varias tecnologías de producción novedosas, como máquinas de estampado de carrocería en profundidad y nuevo utillaje para la tapa del maletero, que se produce de una combinación exclusiva de resinas compuestas sobre un marco de acero, un proceso que permite una mayor libertad de diseño para los ingenieros de la marca. La fábrica de Tochigi también cuenta con una cabina de pintura especializada en un único color, el rojo Dynamite Sandstone; este acabado en rojo profundo requiere la combinación de procesos manuales y automáticos para alcanzar los estándares y el acabado exigidos.

Conocimientos híbridos
Nissan cuenta con una participación mayoritaria del 34% en Mitsubishi; las peculiaridades de las leyes corporativas japonesas le permiten controlar plenamente Mitsubishi con esta participación sin tener el 100% de la propiedad o todas las obligaciones. Le permite aprovechar el mayor conocimiento de Mitsubishi en tecnologías híbridas. A pesar de que los modelos e-Power de Nissan, especialmente el Serena, se desarrollaron antes de tener acceso a la tecnología de Mitsubishi, Nissan se beneficiará sin lugar a dudas de la experiencia en híbridos de la otra marca en sus programas futuros y es muy probable que los futuros modelos e-Power se basen en tecnologías híbridas de Mitsubishi.

Mitsubishi se encontraba en su peor momento cuando Nissan la adquirió, pero sus cifras recientes muestran una clara recuperación. La producción japonesa en noviembre de 2018 superó las 63,000 unidades, un aumento interanual del 21.1%; durante las primeros 11 meses de 2018, la producción total fue de 619,000 unidades, un aumento del 16.1%. Es notable que la producción en el extranjero, especialmente en Indonesia, creció un 17.3% en noviembre y un 25% durante las 11 primeros meses de 2018. Las cifras de matriculaciones nacionales son incluso más sólidas con un ascenso del 26.3% en noviembre y el 31.4% durante los 11 primeros meses del año.

La planta Tsutsumi de Prius

Tsutsumi fue la primera fábrica de Toyota en implementar una estrategia ecológica corporativa con un programa de reforestación

Tendencias en Toyota
En Toyota el cuadro de producción de vehículos ha sido variado en los últimos años. Por ejemplo, en noviembre de 2018 la producción cayó un 2.3% interanual hasta 260,500 unidades; la producción de Daihatsu creció un 9% interanual hasta 70,000 unidades en noviembre; y la producción en conjunto de todas sus marcas se mantuvo estable en 330,000 unidades. Es notable por otro lado que las ventas de la marca Toyota crecieron en Japón un 2.6%, por lo que la marca cuenta con una cuota de mercado del 48% (excluyendo los kei car), un 2.4% menos, o un 31% de cuota si se incluyen los mini-vehículos, un descenso del 1.6%. Por otro lado, las exportaciones de Toyota cayeron un 5% mientras que las ventas de Daihatsu crecieron un 7.1% en el mismo mes, sin exportaciones.

Con el descenso de las exportaciones de Toyota y la ausencia de las mismas en Daihatsu, hay una clara tendencia a suministrar al mercado doméstico principalmente y en algunos casos exclusivamente. Toyota Japan informó sobre un descenso de las exportaciones a Norte y Sudamérica y en Asia mientras que la producción sigue en aumento en las plantas extranjeras de Toyota. En el caso de Daihatsu, el mayor aumento de la producción fuera de Japón se ha producido en Indonesia, que se está convirtiendo rápidamente en la principal central de producción en Asia. Con vistas al futuro, las cifras de noviembre de 2018 muestran cómo cambia el equilibrio entre producción local e internacional. Se espera que en 2019 se produzcan algunas correcciones; Toyota prevé un aumento del 7% en la producción doméstica hasta 3.37m unidades y una caída del 1% en la producción exterior hasta 5.72m de unidades.

Uno de los aspectos más interesantes de la estrategia corporativa de Toyota en los últimos años es el enfoque en aspectos medioambientales. Su énfasis quedó claro cuando la empresa lanzó la estrategia Toyota Environmental Challenge 2050, que destaca seis objetivos clave: cero emisiones de CO2 para vehículos nuevos; cero emisiones de CO2 en el ciclo de vida; cero emisiones de CO2 en las fábricas de Toyota en todo el mundo; minimizar y optimizar el uso de agua; intensificar los sistemas de reciclaje; y ayudar a establecer una sociedad futura en armonía con la naturaleza Algunos de ellos, especialmente el último, pueden parecer muy ostentosos pero ya han generaron cambios en la cultura y proceder corporativo.

Además este punto ha tomado vida literalmente en la planta de la marca en Tsutsumi, donde en octubre de 2018 se estableció un nuevo ‘biotopo’. El término se refiere a emplazamientos donde se ha actuado deliberadamente para permitir que la naturaleza se regenere por sí misma. Tsutsumi fue la primera fábrica de Toyota en implementar la estrategia medioambiental corporativa con la generación de energía solar y el programa de reforestación centrado en crear un bosque Satoyama tradicional con robles Konara autóctonos.

La empresa también intenta extender los principios del Sistema de Producción de Toyota a otras áreas de negocio. Por ejemplo, en diciembre de 2018 anunció un nuevo servicio ‘Cuidado Total’ para el mercado de vehículos compartidos que crece rápidamente en Asia. Este servicio se ofrecerá a través de la empresa telemática Grab Rentals. Grab también pretende aplicar los principios de eliminación de residuos y la filosofía del TPS en su propio negocio y se centrará en un mantenimiento rápido.


“Nissan espera alcanzar un 30% de ventas eléctricas en Estados Unidos para 2025, y hasta un 40% en China”


La clave del éxito de Honda
En lo referente a Honda, la empresa consiguió acabar 2018 con el anuncio de un nuevo máximo mensual fuera de Japón además de un sólido crecimiento doméstico. La producción local creció un 9.4% en noviembre (el quinto mes consecutivo de crecimiento) hasta 86,000 unidades, los primeros 11 meses de 2018 también mostraron un crecimiento del 9.3% hasta 809,000 unidades. Las ventas domésticas también crecieron en noviembre en un 3.8% para vehículos convencionales y un 7.8% para modelos kei car, un aumento en conjunto del 5.7%. El modelo mini N-BOX de Honda fue el más vendido en el segmento kei car.

Las exportaciones de Honda también crecieron con contundencia debido a la reasignación de modelos; las exportaciones Norteamérica crecieron más del 200% en los primeros 11 meses de 2018 debido a la llegada de los modelos Clarity de pila de combustible y algunos sedán Civic, que han sido asignados a las plantas japonesas para mejorar la utilización y liberar espacio en las plantas estadounidenses de Honda para producir modelos SUV.

Las exportaciones a Europa reflejan la decisión de producir el SUV compacto HR-V en Japón en lugar de México. Por contraste, la producción fuera de Japón creció modestamente tan solo el 0.9% en noviembre y el 1.4% en los 11 primeros meses del año. Las ventas estadounidenses crecieron casi al 10% en noviembre y más del 3% en los 11 primeros meses, los volúmenes también crecieron en China aunque la producción extranjera en conjunto se vio afectada por el declive en Europa, principalmente por el fin de la producción del CR-V en el Reino Unido.

Más allá de la producción, el principal avance tecnológico de Honda ha sido la asociación con GM y la empresa tecnológica Cruise en el desarrollo de vehículos autónomos. En octubre de 2018, Honda anunció que invertiría $750m en el programa Cruise en un acuerdo que singularmente valora el proyecto en $14,600 millones; también contribuirá en $2 mil millones en los próximos años en el desarrollo de producto e investigación de la asociación.

Esta inversión llega después de una decisión anterior de Honda anunciada en junio de 2018 de desarrollar junto con GM tecnologías de baterías, incluyendo celdas de combustible para vehículos eléctricos. El enfoque estará en las nuevas baterías con una mayor densidad energética y menor tamaño.

En la práctica Honda ayudara a financiar el desarrollo de baterías de GM y Honda a cambio recibirá sus baterías de GM; esto permitirá a GM dispersar sus costes de desarrollo y contar con mercados adicionales, Honda también se beneficia de no tener que desarrollar la tecnología en solitario. Estos recientes acuerdos se cimientan en los compromisos anteriores de ambas empresas de desarrollar conjuntamente trenes de potencia con pilas de combustible para 2020.

honda_Japan_kei_pan

El modelo mini N-BOX de Honda fue el más vendido en el segmento kei durante 2018 – se trata del segmento más compacto de circulación en carretera en Japón